16 de junio de 2017

El verbo es la raíz del cielo


Hay un salto al vacío
que se hace con una gota de agua en la mano,
viene de un ojo abierto
y otro cerrado
un trozo de vidrio escarchadodestrozándote  
el pecho.


                                                                                                                                                           
Todo apunta en dirección al alumbramiento
  
Suelta los rayos de tus manos

hacia tu reflejo en el inexistente espejo
y explota!

Presenciarás el nacimiento de los colores
Y el cielo.





El hilo



¿Dónde estuviste todos estos años de furia
 cuando grité tu nombre en silencio?

En tu mano y en mi mano
un hilo interminable

Abre los ojos,
mira y dime
si un charco ahora te parece un charco
o un arroyo
si una botella de vino ahora te observa desde el verdoso vidrio adentro 

si la luna ha empezado a contarte sus secretos
el rayo de su fuente

Querías habitar la noche
y la noche habla otro lenguaje

La noche te arroja en la cara
las ganas interminables de ver la luz del dìa

El paso siguiente
es caminar como un ciego despierto hacia el sol.

Himno Nacional



Y nos preguntamos dónde está el futuro,
abrimos las ventanas
saca el pañuelo blanco, niña
saca el pañuelo azul, mujer
saca la espada filosa y florida, hombre

No sabíamos si pronunciar o deshacer el canto
dejar que todo se hundiera en el silencio
o se fusionaran todos los átomos de las palabras

nos negábamos a bajar los brazos
en una férrea señal de insistencia

Guarda el vestido para la fiesta
 los tacones, no olvides los tacones
pronto viene la celebración
se prometían las amigas

pronunciamos desobediencia,
cielo
las palabras ocuparon espectralmente todo el espacio
caóticas  en desorden dentro del misterioso orden
y nadie escuchaba a los otros

 pronunciamos –calle-
todo ardía en el asfalto
todo era atravesado por el humo y sangre
también algunos rayos de sol

Y repentinamente
todos quisimos tener alas,
y las plumas finalmente volaron libres.